07 NOV – HIROSHIMA – OSAKA

El santuario de Itsukushima o Itsukushima Jinja (厳島神社) es uno de los grandes atractivos turísticos de la isla de Miyajima, muy cercana a la ciudad de Hiroshima y además es Patrimonio de la Humanidad y uno de los tres paisajes más bellos del país.

Y esto no sorprende, porque sin duda alguna el santuario de Itsukushima es uno de los santuarios sintoístas más bonitos y mejor preservados de todo Japón además de ser un precioso ejemplo de arquitectura tradicional en un entorno natural maravilloso como es la isla de Miyajima.

Aunque aquí tenemos que hacer una pequeña puntualización, porque en realidad la isla se llama oficialmente Itsukushima, pero se la conoce popularmente como Miyajima, es decir, literalmente, ‘isla del santuario’, dada la importancia del santuario en el entorno de la isla.

Pero volvamos al santuario. La particularidad del santuario de Itsukushima, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996, es que está construido sobre el agua en la costa de la isla de Miyajima, en el Mar Interior de Seto y es especialmente conocido por su gran torii flotante que sin duda, habréis visto en mil y una ocasiones en imágenes.

Se cree que el santuario de Itsukushima fue fundado en 593, aunque no hay confirmación de su existencia hasta 811, con lo que la historia sobre su creación no es del todo clara. Lo que sí se sabe es que un incendio destruyó los edificios principales del santuario en 1207, que fueron reconstruidos varios años después para volver a sufrir otro incendio en 1223. Veinte años más tarde fueron reconstruidos de nuevo y así llegaron hasta nuestros días.

A lo largo de la historia se han ido añadiendo nuevos edificios al complejo, como por ejemplo la pagoda de cinco niveles Gojūnotō en 1407 o la pagoda de dos niveles Tahōtō en 1523, además de varios salones con altares para los dioses.

Así, el complejo actual del santuario está formado por varios edificios, entre los que destacaban el salón principal Honden, el oratorio Haiden y el salón de las ofrendas Heiden además del gran torii de entrada delante del cual encontramos la plataforma para las ceremonias Hirabutai, donde comúnmente se realizan obras de teatro  y otras artes escénicas tradicionales. De esta plataforma ceremonial salen dos pasillos hacia el este y el oeste, también sobre el agua, que unen los edificios secundarios con la parte central del santuario.

Dado que tanto el santuario como el gran torii de entrada están construidos sobre el agua, cuando hay marea altaparecen flotar sobre las tranquilas aguas que rodean la isla, creando un ambiente espectacular. Con marea baja, sin embargo, podemos caminar por la arena hasta los pies del torii y maravillarnos ante su grandeza, porque uno no se hace a la idea de lo grande que es hasta que no está a sus pies. En esta página podemos encontrar información detallada sobre las mareas en Itsukushima para poder planificar nuestra visita al minuto, si así lo deseamos (aunque por norma general, marea baja por la mañana y marea alta por la tarde).

El gran torii del santuario de Itsukushima es, sin duda alguna, el símbolo de la isla de Miyajima. Se construyó en 1168 a unos 200 metros de la costa, exactamente a 212,7 metros de distancia del oratorio Haiden y a 173,4 metros de distancia del farolillo Hitasaki.

Debido a su situación geográfica sobre el mar, el gran torii ha sufrido varios daños a lo largo de los años, por lo que se ha reconstruido en varias ocasiones. El torii actual es una reconstrucción de 1875 y es el octavo torii del que se tiene constancia.

Con un total de 16,6 metros de alto y 60 toneladas de peso, cada uno de sus dos pilares principales mide 13,4 metros de alto y tienen una circunferencia de 9,9 metros, mientras que la parte superior del torii tiene una longitud de 24,2 metros. El torii está hecho de madera de alcanforero de 500 o 600 años de antigüedad, muy resistente a la descomposición y a los insectos, además de madera de cedro y de ciprés.

Como frontera entre el mundo de los espíritus y el mundo humano, el color vermellón del gran torii no es casualidad, sino que se cree que este color mantiene alejados a los malos espíritus. De hecho, en la parte superior del torii, al este y al oeste, podemos ver pintados un sol y una luna, porque la dirección noreste es considerada por el Feng Shui como la puerta de entrada del demonio, por lo que el sol bloquea esa entrada.

La placa del gran torii fue pintada por el príncipe imperial Taruhito, gran calígrafo e importante comandante durante las guerras boshin y la rebelión de Satsuma (o guerra del suroeste), en el siglo XIX.

El gran torii de Miyajima aguanta las inclemencias del tiempo gracias a su construcción inteligente: su base no está profundamente anclada en el suelo marino, sino que se aguanta sobre sí misma sobre seis pilares sujetos por siete toneladas de piedras situadas bajo los pilares del torii.

 

Finalmente, destacar que toda la isla de Miyajima, al igual que la ciudad de Nara, está poblada de ciervos que nos saludan y persiguen (con mayor o menor insistencia) para que les demos comida.

Visitar Miyajima es un auténtico regalo que recomendamos encarecidamente. Se puede hacer de manera independiente (en este post tenéis toda la información ^^) o a través de una agencia de viajes, si preferís que os organicen la excursión o queréis ir acompañados. Para estos casos, os recomendamos que preguntéis a nuestra agencia amiga Yoitabi Travel (en español) o miréis alguna excursión que combine Hiroshima y Miyajima, como ésta (en inglés).